Sobre mi

Mejoramos cambiando o cambiamos mejorando?

Por si el tiempo sigue haciendo su trabajo, soy de 1982, ya con eso te darás una idea de mi edad si estás leyendo esta nota en la cual quiero compartirte un poco de lo que en este preciso momento soy, y hacia dónde me estoy dirigiendo.

A finales del 2022, un poco confundido sobre lo que deseaba hacer con mi vida (Si! A esta edad y aún pensando qué quiero hacer con mi vida) Soy parte de ese grupo, no sé si grande o pequeño, que pasa el tiempo y sigue con la constante búsqueda de encontrarse, o de tratar de hacer algo por lo que sienta pasión.  Pues bien, a finales del 2022, luego de un pequeño proceso de “brainstorming”, tomé la decisión de iniciarme en el mundo del “Data Analytics”.

¡SÍ! «Data Analytics»

¡Data Analytics! Vaya, pues sí, a mi edad sintiéndome joven aún, como la mayoría de mis contemporáneos, para dar ese giro, un poco turbulento para unos y no tan turbulento para otros, y es que al final el grado de turbulencia depende de la manera en que te has venido formando, claro está.

En mi caso durante estos años he hecho un poco de todo: a mis dieciocho años trabajaba con mi padre actualizando bases de datos sobre el sistema financiero de Nicaragua (por cierto, soy de Nicaragua y actualmente vivo en Estados Unidos) transcribiendo textos para su sitio web sobre economía y finanzas, vendiendo, o al menos tratando de vender, sus seminarios (cursos) de formación sobre diferentes temáticas de administración y finanzas, colaborando con su boletín informativo sobre coyuntura económica, finanzas y educación.

Así mismo, en ese tiempo también tuve la oportunidad de estudiar, bajo su tutela (la de mi padre) y de manera autodidacta, diseño gráfico y el mundo de Adobe, algo sobre páginas web, algunos conceptos básicos sobre programación y profundizar en el mundo de las bases de datos con “Access de Microsoft” y en las bondades de Excel.  Al mismo tiempo también descubrí el poder de la lectura, no tardé en tomar un poco de ventaja competitiva entre mis amigos de aquella época y sentirme un poco “intelectual”, algo que ahora me causa mucha gracia, no por los hábitos que en ese momento estaba adquiriendo sino por la auto-percepción que había creado sobre mi. 

Un poco sobre mi recorrido

En fin, durante muchos años aproveche esos conocimientos que había adquirido, los cuales me sirvieron de base para realizar muchas otras cosas y poder pasar de trabajar con mi padre a trabajar en temas tan diversos como: “incidencia en políticas públicas”, conformación de grupos “think tanks” sobre temas ambientales, como representante de la sociedad civil de Nicaragua ante la comisión ballenera internacional, trabajar con diferentes agrupaciones sociales en temas de Cambio Climático, liderar grupos de jóvenes, grupos de investigación, entre otras cosas que al momento de escribir esta reseña ¡ya ni las recordaba! Como pasa el tiempo…

Claro está, después de hacer un poco de todo por varios países de Latinoamérica, Norte América, Europa y África, en esa burbuja de temas algo sexys, por razones pragmáticas, me dediqué a buscar algo que me generara mayores ingresos e inicié con mis proyectos personales. Uno de los últimos fue el que emprendí con un amigo: montamos una pequeña productora audiovisual un poco «sui géneris», iniciamos con algo puntual como la realización de «spot publicitarios», sin embargo, eso nos llevó a tener un negocio donde pudimos cubrir otro tipo de producciones más «especializadas» y así con ese negocio pude profundizar más en mis conocimientos de producción audiovisual, edición de videos, motion graphic, marketing (que a pesar de haber estudiado Marketing, ya me había olvidado por completo) periodismo, recordando todas las lecciones que en mis años anteriores había obtenido me dejé llevar y me metí de lleno.  

Cambio de dirección

Todo marchaba genial, con sus altas y bajas por supuesto, como todo, hasta que…, ¡sí! hasta que algo surgió y nos obligó a tomar otros caminos, en ese momento tuve que moverme a Costa Rica, donde pasé dos largos años tratando de replicar el mismo negocio de producción audiovisual en ese país, sin embargo, las cosas no salieron tan a pedir de boca a como lo había pensado inicialmente, pero haber estado en Costa Rica esos dos años significó gran aprendizaje a nivel personal.

Retorné a Nicaragua por un breve periodo de tiempo y luego me moví hacia Estados Unidos, donde vivo actualmente desde hace, precisamente, dos años.  Desde que llegué a este país he trabajado en un poco de todo, bueno, solamente en dos cosas en realidad, por unos tres meses en un 7-Eleven en Miami y luego en Ohio instalando Fibra Óptica (lo que hago en el momento de escribir esta nota).  Sin embargo, no he dejado de hacer algunos trabajos por contrato de post-producción audiovisual, así que eso también me ha ayudado a mantenerme un poco conectado con mi último negocio.

Sigue la ruta!

Y después de este pequeño resumen quiero decirte que haber tomado la decisión de especializarme en Data Analytics me ha hecho tener algo con que sentirme entusiasmado, sentirme re-conectado con el deseo de superación. Tener una nueva meta a nivel profesional es una de las mejores cosas que nos pueden ocurrir, en mi caso que siempre me he mantenido, de alguna u otra manera, estudiando, me ha hecho tener más fuerzas para reorientarme en esta nueva etapa de mi vida que no solamente involucra marchar hacia una nueva profesión, sino iniciar en un nuevo país, un idioma diferente al mío, construir una nueva base social e iniciar a escalar.

Y ya que mencioné la palabra escalar, pues ¡en hora buena! porque sobre eso estaré enfocando este sitio web, sobre mi proceso de aprendizaje y la manera en la que voy escalando hacia esa cima del Data Analytics, los pormenores, obstáculos que me iré encontrando en el camino, los atajos que ya estoy descubriendo y que estoy seguro, que si decides emprender este mismo viaje !te serán de mucha utilidad!